La petrolera estadounidense Gulf, que empezó con el suministro de gasolinas en México en 2017, se expande y va por nuevos giros en el sector energético que fortalecerá en los próximos dos años.

Hacia finales de 2018, la firma operará en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) con nuevas estaciones de servicio. También busca suministrar turbosina en aeropuertos y su meta a largo plazo es invertir en infraestructura una vez que se definan las nuevas políticas de almacenamiento, importación y reparto de combustibles que establezca el nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.

 

“En la Ciudad de México y la Zona Metropolitana estaríamos entrando en operación hacia el último trimestre del año, tenemos intención de entrar fuerte, pero con un esfuerzo muy concentrado. El plan es tener una presencia muy importante”, comentó a T21 Sergio de la Vega, presidente de Gulf México.

Hasta el momento, la empresa administra 44 estaciones en nueve estados de la República y espera cerrar este año con 160 puntos de servicio, de los cuales, 30 serán en la ZMVM.

El directivo mencionó que la penetración en la Zona Metropolitana será de manera rápida y no escalonada a diferencia de la llegada a los otros estados.

En cuanto a los planes para el suministro de Turbosina, Sergio de la Vega comentó qué al primer trimestre de 2019, Gulf estaría suministrando el hidrocarburo a las aerolíneas, una vez que Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) establezca las tarifas y nuevas regulaciones y condiciones para su distribución.

“Creo que poco a poco vamos a estar en la posibilidad de dar las concesiones a las aerolíneas e integrar servicios diferentes a los que se habían tenido históricamente, como el financiamiento, cobertura de precios, y que las aerolíneas puedan escoger entre los varios proveedores. Esperaríamos que ASA vaya saliendo del mercado de venta de turbosina y dejarnos a los competidores encargarnos, y que ellos se concentren en la parte de infraestructura en los aeropuertos, que es de ellos”, consideró el presidente de Gulf México.

Actualmente Gulf trabaja con petrolíferos de Pemex, que aditiva desde sus estaciones de servicio con productos que se importan desde las distintas fronteras del país.

“Desde que empezamos tenemos una serie de planes que tienen que ver con el suministro. En este momento hay que reconocer que estamos en un periodo de transición, que el plan energético está expuesto a cambios importantes, creo que hay que ver cómo vienen esos planes para poder adecuar nuestra logística”, dijo De la Vega, cuestionado sobre los proyectos que tiene la firma en invertir en proyectos de almacenamiento.

La primera estación de Gulf se abrió en Cholula, Puebla, en octubre de 2017, cuando el directivo de la firma estimó una inversión de aproximadamente 420 millones de dólares para el desarrollo de logística, planes que incluían dos mil estaciones de servicio en 2020 y seis terminales de almacenamiento.

Fuente: méxicoxport 17 septiembre, 2018