Las economías emergentes son aquellas que poco a poco se afianzan a nivel competitivo en el contexto global en el que nos encontramos. Algunas de estas economías han quemado etapas a una velocidad de vértigo para convertirse en verdaderos gigantes en ciertos sectores económicos, como pueden ser por ejemplo China e India, apoyándose entre otras cosas en su abrumador número de habitantes, ya que son los países más poblados del planeta.

Actualmente, tanto Brasil como México son dos de los principales exponentes de países que están viviendo un despertar económico y que captan la atención de socios e inversores de todo el planeta. En el caso de México, se habla incluso como el mercado emergente más atractivo del 2018 por delante de Turquía y de la República Checa, a una distancia sensiblemente considerable.

 

En favor de México, entre muchos otros aspectos, está el hecho de haber alcanzado una estabilidad económica favorable y creciente combinada con dos factores clave: una población significativa (125 millones de personas) que se espera que siga aumentando en el futuro, y en segundo lugar el hecho de ser el país con más hispanohablantes de todo el mundo. El español es uno de los 3 idiomas más hablados del mundo, y eso ayuda a la hora de abrir las puertas al comercio exterior.

Por estos motivos, la relación comercial de México con otros países no deja de crecer. especialmente con España, con quien mantiene una relación que va más allá de lo puramente comercial desde hace mucho tiempo. Otro factor a destacar es sin duda la vecindad del país con Estados Unidos, una relación de amor odio con el país más poderoso del planeta económicamente.

Cuando se habla de comercio exterior en pleno siglo 21, no se habla simplemente de grandes empresas. La educación, la infraestructura y la modernización tecnológica, que se está llevando a cabo en el país está abriendo puertas económicas a una población que desgraciadamente ha pasado por momentos difíciles.

Las tiendas online son el modelo de negocio por excelencia del siglo XXI. Crear una tienda online no es nada complicado hoy en día y, como comentábamos, México goza cada vez más de usuarios conectados a internet y educados en las nuevas tecnologías. En un país con tan variada materia prima de calidad como el azteca, los pequeños comerciantes pueden buscarse los clientes por sí mismos más allá de los límites de sus fronteras.

El intercambio económico, social y cultural puede darse en dos direcciones. España cuenta con una posición privilegiada para reforzar y solidificar una relación fructuosa con un viejo socio al otro lado del atlántico. Ambos países tienen mucho que ofrecerse y pueden enriquecerse mutuamente. México es la economía emergente más próspera del presente año y las perspectivas pintan un futuro todavía mejor, una oportunidad histórica que no conviene dejar escapar.

Fuente: mexicoxport 11 diciembre, 2018